Comparar

Favoritos

Consejos para un correcto mantenimiento de un coche de gasolina

A diferencia de un coche diésel, el mantenimiento de un coche gasolina es bastante más sencillo, debido a que la mecánica es más simple, sobre todo, en los motores atmosféricos. Sin embargo, para que puedas recorrer el mayor kilometraje posible con tu coche de gasolina, debes tener en cuenta una serie de elementos que son clave en su mantenimiento. En Talleres M. Gallego te vamos a ayudar dándote consejos para un correcto mantenimiento de un coche de gasolina.

1. El motor

El mantenimiento del motor del vehículo es el más importante. Hay que realizar algunas operaciones comunes con los motores diésel. Unas de estas operaciones son: el cambio de aceite y el filtro de aceite, así como el resto de filtros.

Estos componentes son fundamentales en cualquier vehículo de combustión para que éste tenga un correcto funcionamiento. Aunque sea lo más importante, también hay que representar los intervalos de tiempo y kilometraje que recomienda el fabricante, además de utilizar los aceites aprobados por la marca.

Respecto al resto de los filtros del motor, los vehículos de gasolina tienen una ventaja respecto a los vehículos con motor diésel, ya que no requieren tanto mantenimiento. Se deben mantener limpios los filtros de aire, combustible y polen para evitar que las impurezas lleguen a otras partes del motor y al interior del habitáculo.

Los vehículos de gasolina no suelen tener filtro de partículas. Para evitar obstrucciones y averías por conducciones excesivas en la ciudad, es recomendable circular por autovía a altas velocidades durante un tiempo para que el filtro se limpie.

Los coches de gasolina llevan menos elementos anticontaminantes, pero aun así son importantes, como el tubo de escape, que hay que revisarlo regularmente.

2. Embrague

Una diferencia clara en el mantenimiento de un coche de gasolina respecto a uno diésel, es el embrague. El embrague no suele ser tan duradero en un coche gasolina como en uno diésel, ya que la frecuencia de uso es mayor y las revoluciones del motor son más altas.

Por eso, el embrague de un coche de gasolina tiene una vida útil más corta y requiere un mantenimiento más frecuente.

3. Otros elementos importantes

El motor de gasolina funciona gracias a unas bujías que provocan el encendido de la mezcla de aire y combustible. Cuando las bujías están deterioradas o en mal estado, el arranque del motor es más difícil.

Si las bujías están en muy mal estado, puede darse el caso de que el coche no arranque. Por eso, el mantenimiento de las bujías es imprescindible para evitar un coste de reparación mayor.

En todos los vehículos con motores de combustión, es fundamental prestar atención a la correa de distribución y a sus accesorios. Es la encargada de sincronizar el árbol de las levas y las válvulas con el movimiento de los pistones.

Además, también es importante la bomba de agua, que suele cambiarse a la misma vez que la correa de distribución. Son componentes básicos del funcionamiento de cualquier motor de combustión.

Si alguno de los consejos que te hemos dado para realizar un correcto mantenimiento en tu coche de gasolina no eres capaz de realizarlo por ti mismo, te recomendamos venir a nuestros talleres M. Gallego, donde contamos con personal altamente cualificado que te ayudará a poner tu coche a punto.

Comparte esta noticia
© 2022 Grupo M Gallego
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad